Información sobre accesibilidadSaltar a contenido principal

Protegemos la biodiversidad

La belleza y biodiversidad de nuestro mundo inspiran a viajar, y Emirates tiene el compromiso de contribuir a la preservación de los hábitats naturales y parar el comercio ilegal de vida salvaje que supone una amenaza para las especies en vías de extinción.

Conservación de los hábitats

Emirates lleva prestando ayuda activa a hábitats frágiles desde 1999, cuando creó el Al Maha Desert Resort y Spa de Dubái, con una reserva de conservación de 27 kilómetros cuadrados para la protección de la fauna y flora del desierto. Durante sus primeros años, se reintrodujeron 70 ejemplares de órix árabe y se plantaron 6000 árboles y arbustos autóctonos.

De este modo se fundó la Reserva de conservación del desierto de Dubái (DDCR, por sus siglas en inglés) en 2003, ampliando el área protegida hasta los 225 kilómetros cuadrados. Esta reserva representa aproximadamente el 5 % de la superficie total de Dubái y constituye el mayor terreno que Dubái ha destinado a un solo proyecto. Emirates financia el DDCR y forma parte de su consejo de administración.

Tras el éxito de Al Maha y del DDCR, en 2009 Emirates abrió el Emirates One&Only Wolgan Valley. Es uno de los primeros complejos turísticos de lujo de Australia basados en la conservación, y ocupa solo el 1 % de una reserva natural de 2800 hectáreas en la región Patrimonio de la Humanidad de las Grandes Montañas Azules.

El complejo, diseñado según los principios de los edificios respetuosos con el medio ambiente, fue construido para minimizar el consumo de energía y agua, con equipamientos como bombas de calor, paneles solares y sistemas de ventilación pasivos. Al abrir sus puertas, el Emirates One&Only Wolgan Valley fue el primer hotel certificado carboNZero©™ en el mundo y el primer complejo turístico neutro en carbono en conseguir un certificado a través de un programa de gases de efecto invernadero acreditado a nivel internacional.

Emirates invirtió más de 125 millones de dólares australianos en este proyecto para garantizar la conservación de la biodiversidad única de este valle y ha plantado más de 175 000 árboles autóctonos en todo la zona.

Lucha contra el comercio ilegal de especies salvajes

Como una de las mayores empresas de aviación a nivel internacional, Emirates se compromete a marcar una diferencia positiva en la lucha contra el comercio ilegal de fauna y flora silvestres y a movilizar los recursos en apoyo de esta causa. Tenemos tolerancia cero con el transporte de especies prohibidas, trofeos de caza o cualquier producto asociado con actividades ilegales relacionadas con la vida salvaje. 

Nuestros compañeros de asistencia en tierra tienen formación en la normativa relativa a animales vivos de la IATA y en nuestras políticas internas sobre el transporte de vida salvaje. Nuestros empleados de atención al pasajero están capacitados para reconocer e informar sobre cualquier carga sospechosa. Hemos establecido un canal de información específico para formar a nuestro personal y a nuestros socios colaboradores con el objetivo de detener el comercio ilegal transmitiendo información confidencial que pueda proteger a las especies en peligro de extinción.

Además de las campañas internas para concienciar a nuestro personal, Emirates también demuestra un gran compromiso con sus clientes presentando regularmente entrevistas, programas de vida salvaje y películas en ice, nuestro sistema de entretenimiento a bordo, así como artículos en la revista a bordo Open Skies.

Cinco de nuestros aviones Emirates A380 que muestran animales amenazados por la caza furtiva llevan surcando los cielos de los seis continentes desde 2015 en el marco de un proyecto que ayuda a crear conciencia en los aeropuertos de todo el mundo y en los millones de pasajeros que transportamos cada año por toda nuestra red. 

Los esfuerzos para proteger la vida salvaje en peligro de extinción son constantes y sabemos que no es algo que una sola empresa o sector puedan conseguir por sí solos. Intentar detener el comercio ilegal de vida salvaje requiere el apoyo y el esfuerzo coordinado de numerosos frentes, incluido el de la regulación, los cuerpos policiales, las aduanas y el control fronterizo, así como las comunidades locales y los protagonistas de los sectores del transporte y la logística.